Sin rumbo fijo » Archivo del sitio

Archivo del Autor: Viki

Mercado de Santo Tomás

La próxima semana, concretamente el 21 de diciembre, se celebra el tradicional mercado de Santo Tomás en algunos de los pueblos del País Vasco, siendo uno de los más importante el mercado de Santo Tomás de Bilbao.

En esta jornada festiva nos encontraremos con gran cantidad de puestos con los mejores productos de la zona en El Arenal de Bilbao: puestos de hortalizas, verduras, dulces, lácteos…  todos los productos de la zona se exponen en este tradicional mercado. Sin embargo, hay que reconocer que los precios de estos productos son bastante altos, sobre todo a medida que va pasando la jornada…

Si queremos conocer los orígenes de este mercado nos tenemos que remontar al siglo XIX, cuando los aldeanos y productores de los alrededores de Bilbao acudían a la villa a pagar las rentas anuales de las tierras a sus propietarios, quienes mayoritariamente vivían en la ciudad. En esta jornada en la que había que saldar cuentas, los aldeanos aprovechaban que estaban en Bilbao para vender algunos de los productos a los habitantes de la villa, y fue así como poco a poco se fue consolidando en mercado de Santo Tomás.

Además de los productos de primera calidad que podemos encontrar en el mercado, también tenemos que destacar el buen ambiente que se respira en el casco viejo en esta jornada. Tomar un talo con los compañeros de trabajo, saborear un txaloki, comprar algún quesito… son miles las excusas para acercarse a El Arenal el día 21 de diciembre, y todas aceptables, ya que el ambiente es sin igual, y la fiesta se suele alargar hasta altas horas de la mañana…

Si os vais a acercar al mercado de Santo Tomás el próximo miércoles tenéis que tener en cuenta que está convocada una huelga de metro, por lo que os recomiendo acercaros al Casco Viejo en Bizkaibus, Bilbobus, Cercanias o Euskotren.  En cualquier caso, espero que disfrutéis del ambiente, ondo pasa!

Publicado por:

¡Los mercados de Navidad invaden las ciudades!

Poco a poco nuestras ciudades se van transformando para dar la bienvenida a la navidad, muy ansiada por niños, no tan niños… y sobre todo, por los comerciantes, ansiosos de hacer el agosto en pleno diciembre. Personalmente, me da la impresión que todos los años decimos lo mismo: “cada vez encienden antes las luces” o “a este paso vamos a empezar a comer turrón en agosto”, y siempre hay algún entendido que contesta “¿no veis que es para incentivar el consumismo?” Pues sí, seguramente sea para incentivarnos a gastar lo que no tenemos, pero la verdad es que los tradicionales mercados de navidad ya están aquí!

Los mercados de navidad es una tradición arraigada en los países de Centro Europa, concretamente nacieron en Alemania por el siglo XV, y actualmente prácticamente todas las ciudades y pueblos de Alemania cuentan con uno. Normalmente los mercados de navidad se asientan en casetillas de madera y en ellos encontraremos decoración navideña (bolas, belenes, etc.), música tradicional, artesanía, productos gastronómicos…

El primero de los mercados que voy a destacar va a ser el de Colonia, en Alemania, que tiene hasta 8 mercados de navidad en el centro de la ciudad, cada uno con una atmosfera que nos envolverá en un aura navideña y nostálgica. Entre estos ocho mercados, destacan los más grandes, situados en la catedral de Colonia, en Alter Markt (en el casco antiguo), en el Neumarkt (el más antiguo de Colonia, situado en el área comercial) y en la plaza Rudolfplatz, solo estos cuatro mercados atraen todos los años a dos millones de personas.

Si tenemos pensado visitar Viena este mes, también nos encontraremos con algún que otro mercado de navidad. Aunque nos encontraremos prácticamente en cada esquina algún puesto, los mercados más grandes de Viena son Spittelberg  y el mercadillo del ayuntamiento de Viena.

Si no nos vamos a ir tan lejos, en algunas ciudades de España también encontraremos mercados de navidad. Quizás el más conocido sea el de la Plaza Mayor de Madrid, donde se venden todo tipo de figuritas para belenes, bolas para el árbol de navidad, e incluso pelucas, que aunque personalmente no se muy bien qué tienen que ver con la navidad, tienen mucho éxito…

Publicado por:

Cumbria, The Lake District

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar la región de Cumbria, en el norte de Inglaterra, y la verdad que ha sido un destino que me ha sorprendido gratamente. Gracias a una intensa campaña de promoción, Cumbria también es conocida como The Lake District (la región de los lagos), y es que el Parque Nacional ocupa una gran parte del territorio. Este Parque Nacional está gestionado por National Trust, una organización sin ánimo de lucro que colabora con el gobierno central en la conservación y gestión tanto del patrimonio natural, como cultural de Inglaterra.

Dentro de los límites del Parque nos encontraremos una gran variedad de actividades para realizar al aire libre con infraestructuras adecuadas, por ejemplo, existen senderos específicos para bicicletas, otros para senderismo, y otros en los que solo podremos ir a caballo. También se debe destacar que muchos de estos senderos, sin estar asfaltados, son perfectamente accesibles para sillas de ruedas o de niños, por ejemplo. Otras de las actividades que se pueden practicar en los lagos y alrededores son rutas en canoa, escalada, vela, etc.

Durante mi escapada a Cumbria también visité Grizedale Forest, una bosque lleno de esculturas que se integran a la perfección con la naturaleza. En el Centro del Visitante nos propondrán diferentes rutas, unas más cortas que otras, perfectamente señalizadas. Personalmente, me pareció una bonita idea utilizar el arte como herramienta para atraer a la gente al medio natural, además también creo que es una manera muy original de exponer las obras de arte, ya que creo que las esculturas se integraban perfectamente en el medio, dándoles incluso un valor añadido.

El segundo día estuvimos con Anette disfrutando de la experiencia Cumbria on a plate, con ella pudimos conocer la gastronomía de la zona, bastante desconocida por todos los que formábamos el grupo. Cumbria on a plate es un experiencia en la que Anette nos mostró los productos de la zona, la cocina que realiza se basa en el movimiento slow food, por lo que todos los productos que utiliza los adquiere en granjas cercanas. Con ella conocimos detalles de cada producto, los cocinamos, y finalmente disfrutamos de la cocina que entre todos habíamos preparado. Sinceramente, es una de las experiencias que más me gustó: por un lado, me sorpendió la gastronomía de Cumbria, ya que en anteriores estancias en Inglaterra me había parecido que la gastronomía no era un fuerte del país; y por otro lado, Anette fue muy simpática y amable, y dió respuesta a todas nuestras dudas.

Por último, también visitamos Carlisle y la muralla de Adriano, en el norte de la región, a 10 millas de la frontera con Escocia. La muralla de Adriano es para ellos unos de los mayores atractivos turísticos, pero personalmente, yo me esperaba otra cosa, ¿quizás no creía que eran unas ruinas?, ¿quizás esperaba ver una muralla china a la inglesa?

La muralla la comenzó a construir Adriano en el año 122 para controlar las tribus sin colonizar que resistían en el Norte (Escocia). La muralla se extiende desde Newcastle (costa este) hasta Cumbria (costa oeste), y a lo largo de la misma también se construyeron fortalezas y torretas de vigilancia de las que apenas queda rastro.

Gracias al muro de Adriano Carlisle, en tiempos romanos Luguvalium,  recibe al año miles de turistas que recorren los edificios más emblemáticos de la ciudad. Carlisle es una ciudad pequeña, pero con gran vida comercial y edificios tan emblemáticos como  el Castillo, La Ciudadela, Citadel Station (estación de ferrocarril de 1847), su catedral, etc. En definitiva, Carlisle es una ciudad con historia, y eso queda reflejado en sus edificios y calles.

Publicado por:

Museo Balenciaga en Getaria

¿Alguien cree todavía que la moda no es arte? El pasado 10 de junio se inauguró el Museo Balenciaga en Getaria (Gupuzkoa), donde se han unidoe el arte y la moda para ofrecer a sus visitantes colecciones únicas del genial modisto Cristobal Balenciaga, natural de Getaria. Desde su inauguración hasta la fecha se han cumplido y sobrepasado todas las expectativas, y se puede decir que sus primeros meses de vida han sido un éxito total: a principios de octubre, es decir, en cuatro meses, el Museo ya había superado la barrera de los 50.000 visitantes.

Dándonos un paseo por las salas del museo podremos disfrutar de un total de 1200 piezas del genial artista, siendo sin lugar a dudas la mayor colección de Balenciaga en el mundo y una de las más importantes.

El museo lo encontraremos en un anexo al Palacio Aldamar, en una colina que corona el municipio costero de Getaria. Si tenéis pensado visitar el Museo os recomiendo que os deis también un paseo por Getaria, conocido por su característico perfil de ratón (desde la playa de Zarautz se puede ver fácilmente).

Por último, también os recomiendo que no os vayáis de Getaria sin saborear su famoso txakoli, un vino blanco, joven y afrutado que está ganando cada vez más adeptos. Si estáis interesados en conocer de cerca la elaboración y los procesos que se siguen para la elaboración del txakoli, en Getaria hay varias bodegas, y en algunas organizan visitas guiadas, como por ejemplo en Ameztoi o o Urki.

Publicado por:

Fin de semana en Bilbao

Los fines de semana de otoño son buena época para hacer un poco de turismo de ciudad, en este caso os voy a dar algunas ideas para que vuestro fin de semana en Bilbao sea una experiencia inolvidable. Bilbao es una ciudad que se encuentra en pleno desarrollo y cada vez encontramos más opciones de ocio, prácticamente para todos los gustos.  A continuación os voy a dar unas pistas para ayudaros a organizar vuestra escapadita a Bilbao:

Viernes tarde – noche

El viernes podremos disfrutar del pintxo-poteo (salir a tomar pintxos) por ejemplo en la calle Ledesma. En esta calle encontraremos bastante ambiente un viernes sobre las 20.00 y hay bastantes bares. Cerquita de esta calle también está el Bar Café Iruña o La Granja, unos de los más antiguos y bonitos de Bilbao.

Más tarde podremos disfrutar de una obra de teatro o monólogos en el nuevo teatro Campos Elíseos por un precio bastante asequible, aunque siempre depende un poquito de la obra. Si el teatro no nos va mucho, nuestro pintxo-poteo se puede alargar hasta el Casco Viejo (la calle Somera por ejemplo). Si por lo contrario preferís algún concierto en buen ambiente os recomiendo que os informéis sobre los conciertos del Kafe Antzoki y Bilbo Rock, este último establecimiento es bastante curioso, ya que se sitúa en una antigua iglesia.

Sábado

El sábado a primera hora podemos visitar el Guggenheim, sin duda el edificio es impresionante, y no hace falta ser un experto en arte para saber que es una verdadera joya de arte. Sin embargo, para comprender las obras de arte que se exponen en el interior quizás sí que haga falta ser un poquito más experto, aunque siempre depende de la colección del momento. Las taquillas del Museo abren a las 10.00, así que si queremos aprovechar el día y visitar el Museo convendría madrugar un poquito…

Una vez que hemos visitado el Museo nos toca disfrutar de la gastronomía vasca. En Bilbao hay muchos restaurantes y prácticamente para todos los gustos. Por un lado, tenemos los restaurantes de gran renombre con cocineros también reconocidos, el restaurante del Guggenheim, el Nerua,  (restaurante de alta cocina a cargo de Josean Martínez Alija) o el Etxanobe (el restaurante del Palacio Euskalduna, cerquita del Museo), son solo algunos de los muchos restaurantes de alta cocina que nos encontraremos en las calles de Bilbao. Por otro lado, si no nos queremos gastar mucho dinero pero queremos saborear la gastronomía vasca os recomiendo el Restaurante Abaroa, cerquita del Museo y donde encontraremos menús asequibles compuestos por platos tradicionales.

Por la tarde os propongo un paseo por la orilla de la Ría, disfrutando de edificios tan emblemáticos como el Palacio Euskalduna, la Universidad de Deusto, el puente Zubi Zuri… Este paseo lo podemos hacer andando, pero a los más atrevidos les reto a realizar el paseo en piragua, desde el Museo Marítimo al Teatro Arriaga, o en segway, una manera muy fácil y cómoda de pasear!

A la noche podemos disfrutar de la vida nocturna de Bilbao en el Casco Viejo (cierran a las 02.00) o en Mazarredo (cierran a las 05.00). Si buscamos un plan más tranquilito también podemos tomar algún cóctel o copa por ejemplo en Pub Sir Winston Churchill, cerquita de la Gran Vía y el Sagrado Corazón.

Domingo

Los domingos son un buen día para visitar el Casco Viejo, en El Arenal encontraremos un mercado con una gran variedad de flores y plantas, y no podemos dejar de ver tampoco el Teatro Arriaga, junto a El Arenal. Luego os propongo perdernos por las callejuelas del Casco Viejo, donde en su corazón encontraremos la Catedral de Santiago, de estilo gótico. Para reponer fuerzas podremos disfrutar de admirables barras de pintxos en la plaza nueva, que junto con un txakoli nos entrarán fácilmente…


Foto hecha por areta

Si tenéis pensado comer fuera en el Casco Viejo encontraréis numerosos restaurantes de cocina tradicional vasca con menú fin de semana (25-30€), por ejemplo, en las calles del Perro, Pelota o Torre.

Si os da tiempo, para bajar la comida os recomiendo recorrer la Gran Vía de Bilbao, lo que en su día fue el Ensanche, donde podremos admirar imponentes edificios. También es la zona comercial más importante de la villa, aunque un domingo encontraremos todo cerrado.

En está mini guía de Bilbao faltan muchos atractivos de la ciudad, pero si también queremos disfrutar, en un fin de semana no hay tiempo para todo. En cualquier caso, para los que seáis más activos y no os guste dejar cabos sueltos, también podéis visitar La Alhondiga, la Basílica de Begoña, el Mercado de la Ribera (si vais a visitarlo mejor el sábado, porque el domingo está cerrado), el Museo Marítimo, El Museo de Bellas Artes, el Parque de Doña Casilda…

Aquí podréis encontrar ofertas de hoteles en Bilbao para pasar esas noches y no dudéis en contactarme si tenéis cualquier duda o sugerencia, ¡estaré encantada de ayudaros!

Publicado por:

El Caletón de Garachico, mi “must” de Tenerife

¿Tenéis pensado visitar Tenerife? Yo he estado hace poquito, y aunque he de decir que me ha decepcionado un poquito (demasiados hoteles, urbanizaciones, etc.), encontramos un rinconcito del que me llevé un buen recuerdo: Garachico.

Garachico es un pequeño pueblo del noroeste de la Isla al que se puede acceder fácilmente por la   TF-5, está situado cerquita de Icod de los Vinos, municipio que podemos aprovechar a visitarlo el mismo día que vayamos a Garachico. En Garachico podremos huir del bullicio turístico que invade toda la isla y mezclarnos entre la gente local o perdernos por sus tranquilas callejuelas. También encontraremos un buen ejemplo de la arquitectura canaria, sobre todo en su casco antiguo, que a pesar de ser pequeño, conserva buenas muestras del urbanismo isleño.

En cualquier caso, y a pesar del valor arquitectónico de algunos de los edificios de Garachico, no fue su patrimonio artístico lo que más de agradó, sino las piscinas naturales que podemos encontrar a lo largo de todo el pueblo. Sin duda, las charcas que más me fascinaron fueron las conocidas como El Caletón, donde el caprichoso magma del volcán Trevejo en el año 1706 nos dejó  diferentes piscinas naturales. Estas piscinas naturales son de diferente profundidad: hay algunas cerradas, que se llenan cuando suben la marea, de poca profundidad, otras también cerradas que cubren algo más, y una gran lengua de agua que con marea alta difícilmente podemos llegar hasta el fondo.

Cabe mencionar que no es una zona peligrosa de baño, ya que gracias al magma está muy protegido del mar, pero sí que es conveniente ser un poquito prudentes. Del mismo modo, no creo que los niños tengan ningún problema en bañarse en estas piscinas, ya que como he dicho, por caprichos de la naturaleza hay de diferentes profundidades, e ¡incuso hay una de poca profundidad con tobogán incluido!

Publicado por:

Karst de Indusi, naturaleza mitológica

Las Cuevas de Balzola las encontraremos muy cerquita de Dima, en Bizkaia, y a pesar de que para muchos resulten desconocidas, es un lugar de referencia del País Vasco para practicar la escalada. Sin embargo, en este post no voy a hablar de la escalada, sino que voy a resaltar el entorno donde se encuentran estas cuevas, dentro del Parque Natural de Urkiola.

Las cuevas se encuentran entre los barrios de Indusi y Balzola de Dima, desde Indusi se puede acceder fácilmente, ya que una vez que llegamos Dima, aproximadamente a 4 km dirección Otxandio hay un letrero en la misma carretera señalando las cuevas. Sin embargo, si nos acercamos desde Balzola el túnel de Abaro resulta más espectacular. Para acceder desde Balzola, en el centro de Dima tendremos que coger dirección Artaun / Oba, pasaremos por una rotonda, y justo después giraremos a la derecha, dirección Balzola, donde se acaba la carretera. Si vamos en autobús, el Bizkaibus tiene una pareda a la altura del barrio de Indusi.

Una vez en Balzola hay que atravesar el barrio y seguir por la pista hasta que nos encontremos con un riachuelo a la derecha, entonces nos saldremos por la pista y andaremos unos metros junto al riachuelo, que nos llevará directamente al túnel de Abaro.

El túnel natural de Abaro se puede atravesar sin mayor problema ya que entra luz por ambos lados, una vez atravesemos el túnel hay que seguir el caminito que nos conducirá a la entrada principal de la cueva de Baltzola. Como ya he dicho, seguramente veamos a gente escalando en las paredes de esta cueva, ya que está muy bien preparada para ello. En la cueva de Baltzola habitan ríos subterráneos, estalactitas y estalagmitas que se han ido formando a lo largo de miles de años. Además de ser una cueva apropiada para escalar, también la utilizan los pastores para resguardar a sus rebaños, y alrededor de ella existen diversas leyendas.

Por último, si salimos a la pista que hemos dejado a la entrada del tunel de Abaro, descendiendo por una fuerte pendiente nos encontraremos el puente de piedra de Gentilzubi, desde donde los gentiles (personaje mitológico vasco, eran gigantes con una fuerza sobrenatural que habitaban los montes vascos) lanzaban piedras a sus “amigos” que habitaban los montes de alrededor.

Para los más atrevidos, la empresa de turismo activo Inguru Abentura organiza visitas de espeleología a la cueva de Balzola, de manera que podemos acceder a su interior de la mano de un experto.

Os animo a que conozcáis este entorno, creo que es un plan perfecto para un sábado o domingo de otoño, una estación en la que podemos ver el bosque, en mi opinión, en su mayor esplendor, teñido de tonos rojizos y marrones. Os dejo un enlace donde os podréis descargar la ruta de las cuevas de  Baltzola: PR BI 41

Publicado por:

Yalicante.com, indispensable si visitas Alicante

A pesar de que dejemos atrás poco a poco la temporada estival, época del año en la que Alicante recibe más turistas, otoño también puede ser una buena estación para visitar la provincia, algo más tranquila y relajante que en verano.  Durante otoño continúan las fiestas, el clima es agradable, las playas están más tranquilas… Así, si estás pensando, o ya tienes planeado pasar unos días en Alicante este otoño, te proponemos una guía de Alicante donde encontrarás toda la información necesaria para que no te pierdas todo lo que esta provincia tiene que ofrecer: Y alicante.com

En esta guía podremos encontrar información actualizada de las fiestas de la provincia, de playas que merecen la pena visitar, información de los pueblos de Alicante, muchos de los cuales sorprenderán al visitante por su belleza y personalidad.  También podremos informarnos sobre el tiempo que nos acompañará en nuestra visita, los medios de transporte que nos convienen dependiendo del lugar donde estemos…

Además, si todavía no tienes muy claro donde quedarte a dormir, podremos acceder a una guía de hoteles, campings, hostales y casas rurales, que sin duda nos ayudará a decidirnos. También destaca la guía de restaurantes, donde encontraremos restaurantes de diverso tipo y para todos los gustos.

Publicado por: