Calas en Menorca

Comentario

España Paraísos Naturales
default-placeholder

Estas pasadas vacaciones hemos estado en Menorca y, aunque ya nos habían advertido que las calas eran preciosas, nos hemos quedado impresionados de sus maravillosas calas y sobre todo, de lo poco desarrollado que está el turismo en la isla, seguramente principal causa de que la isla sea tan atractiva.

Nada más llegar estuvimos en Cala Mitjana, una cala muy bonita, donde apenas había gente. Además, el aparcamiento está cerquita de la playa y tenía servicios. El único problema era que debido a las algas una parte de la playa olía un poco mal, pero nosotros lo solucionamos tumbándonos en el otro extremo.

Foto por: cargarc2

El segundo día estuvimos en Cala Son Saura, cerquita de Mahón, aunque no es la playa más bonita de Menorca, tiene su encanto, es de arena fina, y está muy bien para nadar y estar tranquilamente en la playa, ya que no había mucha gente.

Cala Pilar también merece la pena visitar, se encuentra al norte de la isla, y la principal característica es que gracias a la piedra que la rodea, te puedes embadurnar de barro todo el cuerpo, eso sí, luego se recomienda ¡darse un baño! Para acceder a Cala Pilar hay que andar una media hora más o menos, ya que el aparcamiento no se encuentra a pie de playa.

Sin duda la playa que más me gusto fue Cala Macarella, la típica playa que nos recuerda a Menorca: agua turquesa y arena fina. Además, desde Cala Macarella se puede ir nadando (o andando) a Cala Macarelleta, y Cala Turqueta también está muy cerquita. Las tres son del mismo estilo, el único problema fue que había mucha gente, de hecho, a Cala Turqueta no pudimos ir ya que el parking estaba lleno (por el camino hay paneles informativos donde se indica si está lleno el aparcamiento o no).

Ideal para bañarse también es una calita tipo piscina (con escaleras y todo) cerca de Binivequer, pasando la cala de Binisafuller. Además, si visitáis esta cala no se os olvide llevaros unas gafas de snorkel y unas aletas porque hay una cantidad de peces, realmente es increíble. Cabe destacar que Binivequer es el típico pueblo con callejuelas estrechas, blanquito y a la orilla del mar que merece la pena visitar.

Por último, también estuvimos en Calescoves, y lo que más nos llamó la atención de este rincón son las cuevas que encontramos a los costados de la cala, en los acantilados, donde mucha gente se había instalado en ellas para pasar unos días a la orilla del mar.

 

 

Si te ha gustado, ¡suscríbete!

[mc4wp_form id="482"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *