Compras colectivas, ¿del auge al declive?

Comentario

Noticias
Cupones-descuento-offertutti

Compra colectiva ¿Quién no es socio o ha sido de alguno de los muchos portales de venta colectiva que existen hoy en día? Groupon, Lets Bonus, Grupalia… son muchas las empresas que se han creado en los últimos dos años siguiendo este modelo de negocio, a mi parecer muy poco sostenible. Por si hay alguien que todavía no sabe cómo funciona, este tipo de portales lanzan productos y experiencias a un precio muy reducido durante unas horas o días (no suelen ser más de dos días), de manera que los usuarios compren el “cupón” que les permita disfrutar del producto. Además, para que la oferta sea efectiva se tiene que llegar a un número determinado de ventas, aunque esta condición poco a poco la están eliminando.

Así, el principal objetivo de este tipo de empresas es incitar a la compra compulsiva mediante grandes ofertas muy limitadas en el tiempo. Por lo tanto, el principal beneficio para el usuario es adquirir un producto a un precio mínimo; mientras que el proveedor se puede beneficiar de desestacionalizar la demanda (la oferta se lanzaría en periodos de baja demanda) o de dar salida al stock del almacén.

Sin embargo, no creo que sea una herramienta de comercialización muy efectiva ya que los proveedores se comprometen a ofrecer sus productos al 60% de su precio real, además de la comisión que se llevan este tipo de empresas por su intermediación, que suele estar entre el 30% – 40%. Por lo tanto, los márgenes de beneficio se reducen considerablemente, y en muchos casos apenas se cubren los costes. Ahora, si el producto o experiencia no genera ningún coste, o el coste es muy bajo, como por ejemplo un alquiler de bicicleta, podemos aprovechar este tipo de portales para lanzar nuestro producto en temporada baja, mejor tenerlas alquiladas que paradas ¿no?

Por otro lado, y desde mi punto de vista, a través de la venta masiva el producto pierde originalidad y exclusividad, e incluso en algunos casos calidad, por lo que no es una práctica que recomiende a aquellos productos que tengan un carácter exclusivo, como puede ser un restaurante de alta cocina, ya que podemos perder a clientes fieles a cambio de un cliente que va a ir una vez con un descuento del 60% y que no va a volver.

Por lo tanto, antes de lanzar una oferta de este tipo, os recomiendo que valoréis los pros y los contras, que tengáis muy en cuenta las características de vuestro producto y que realicéis un análisis de vuestro público objetivo, ya que igual no merece la pena arriesgarse…

Si te ha gustado, ¡suscríbete!

[mc4wp_form id="482"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *