Conociendo la costa de Bizkaia

1 respuesta

España Euskadi Paraísos Naturales
default-placeholder

Hoy os voy a proponer una excursión a pie que no dejará indiferente a nadie. Si tenéis previsto este verano pasar por Bizkaia, o vivís allí y queréis un plan para alguno de los días de las vacaciones, os recomiendo que disfrutéis del recorrido entre Punta Galea y Plencia o viceversa.

Nuestro recorrido comienza en Punta Galea, pero los más perezosos también lo pueden comenzar en Sopelana. No os recomiendo ir hasta el punto de partida en coche, lo mejor es acercarnos en metro, ya que vamos a acabar en otro punto, así, en caso de empezar la ruta en Punta Galea, la parada del metro más cercana es Bidezabal, por el contrario, si preferís comenzar la ruta en Sopelana, os sugerimos la parada de Larrabasterra.

En Bidezabal, tomaremos dirección a la playa de Arrigunaga, todavía en el estatuario de la Ría Nervión, y una vez allí, subiremos hasta el molino de Aizerrota y tomaremos el camino que deja la costa a mano izquierda. Al principio, el camino es asfaltado, aunque existe una senda paralela aún más cercana a los acantilados. Hasta llegar hasta Punta Galea, veremos a la izquierda la otra margen de la Ría: el puerto de Santurce, Portugalete, el monte Serantes… luego a partir de Punta Galea el camino se hace más estrecho, pero no deja de ser una fácil senda por donde pueden ir familias con niños sin ningún problema.

Meñacoz+ Más fotosAutor de la fotografía: beto

Cuando llegamos a Sopelana, después de haber pasado la playa de Gorrondatxe, la primera playa que se ve es La Salvaje (Barinatxe), la playa nudista más grande de Bizkaia. Si seguimos el recorrido, llegaremos al parking de la playa de Sopelana (Arrietara – Atxibiril). En este punto nos topamos con las personas que realizan el viaje desde Larrabasterra, que habrían llegado después de tomar dirección a la playa en la parada del metro. Una vez aquí, continuaremos hasta el final del paseo de la playa de Arrietara – Atxibiril y cuando se acabe el paseo comienza un camino cuesta arriba, lo cogemos, y un poco más arriba tomamos el primer camino a la izquierda. La senda se irá estrechando y al final tendremos una bonita panorámica de la costa. Hay muchas sendas paralelas que se han ido haciendo, todas son válidas, lo único que tenemos que recordar es de dejar la costa siempre a la izquierda. Al final llegaremos a la urbanización que se alza al final de la playa, Sopelmar, a la que rodearemos gracias a un camino que encontraremos a la derecha de la urbanización.

A partir de aquí, como a lo largo de todo el recorrido, dejaremos la costa a la izquierda, pudiéndonos acercar a los acantilados, con mucho cuidado, para contemplar las vistas que nos ofrece la costa con multitud de calas. Si hace un día caluroso, es recomendable darnos un chapuzón en la playa de Meñacoz, una calita pequeña donde tan solo encontraremos un chiringuito de paja al más puro estilo hawaiano. Después de la parada seguiremos el recorrido hasta Barrika, donde también hay una playa nudista y en lo alto de la playa está el bar Golfo Norte, donde podremos coger fuerzas comiendo y bebiendo algo ya que ponen bocatas y pequeñas comidas.

Una vez recuperados, seguimos nuestro recorrido y ya dentro de poco veremos la bahía de Gorliz de frente. En Barrika encontraremos otra playa nudista, Muriola, desde la que nos dirigiremos al pueblo y saldremos por primera vez a una carretera. Después de subir un poco por ella debemos dirigirnos hacia la izquierda y volver a coger un camino de tierra que nos dejará en los humedales de Txipio en Plencia.

Gorliz Plentzia+ Más fotosAutor de la fotografía: beto

Como he dicho, el camino es fácil, y además tiene el atractivo de poder combinar un poco de monte con la playa, todo en un mismo día. Por otro lado, las calas que vamos a ir viendo son muy tranquilas y no hay mucha gente, ya que no están tan a mano como Sopelana o Gorliz. Cabe decir que en varias de ellas es habitual la practica del nudismo. Desgraciadamente, muy poca gente que nos visita conoce la posibilidad de recorrer un gran trozo de la costa vizcaína a pie, pero es una ruta muy bonita, con unas vistas impresionantes donde se alternaran calas, muchas de ellas inaccesibles, acantilados, cuevas marinas…

Yo recomiendo realizarla a todo el mundo que tenga la oportunidad, ya que no supone mucho esfuerzo físico. La duración del recorrido a un paso más o menos normal, parando en alguna cala a descansar, a darse un chapuzón y a comer es de unas 6 horas. Por último, deciros que la ruta también puede realizarse en mountain bike.

Mapa:

Si te ha gustado, ¡suscríbete!

[mc4wp_form id="482"]

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *