Playa del Silencio, Asturias

5 respuestas

España Europa Paraísos Naturales
default-placeholder

Muy cerquita de Cudillero, en la costa occidental de Asturias, nos encontramos con una playa dónde cualquiera se puede confundir a sí mismo con un náufrago. La playa del Silencio se encuentra entre Soto de Luiña y Novellanas y su belleza viene dada por estar escondida entre montañas y rocas. Además, ha este fabuloso paisaje tan típico del Cantábrico, hay que añadirle el que no haya rastro de civilización en la playa a excepción de unas pequeñas barquitas de madera aparcadas en la orilla de la misma. Por lo tanto, el nombre es muy apropiado, si además tenemos en cuenta que muy poca gente se acerca a la playa debido a su difícil acceso comparándola con otras calas.

Playa del Silencio + Más fotosAutor de la fotografía: carlosrc

La playa, de arena fina y dorada, mide de longitud unos 500 metros y es un espacio protegido del Principado de Asturias. Gracias a la protección que ejercen las rocas y peñiscos que rodean la rodean, la Playa del Silencio se presenta como un sitio ideal tanto para pescadores deportivos como para practicar la pesca submarina. Del mismo modo, también es un buen lugar para refrescarse, pero hay que tener en cuenta que estamos en el Mar Cantábrico, donde el agua más que fresquita… ¡está congelada!

Como llegar: Para llegar a la playa tenemos que tomar la salida de la N–632 Castalleras y en las inmediaciones del pueblo aparcar el coche. Luego hay que bajar a la playa por unas pendientes escaleras, que aunque no entrañen un grave peligro, conviene tener cuidado.

Cabo Vidio: Muy cerca de la Playa del Silencio, en la población de Riego de Abajo, se encuentra el Cabo Vidio, al que merece la pena ir por las impresionantes panorámicas que se pueden contemplar desde el mismo. El Cabo se alza a unos 80 metros por encima del nivel del mar y en el mismo podremos encontrar el faro y la iglesona, una cueva formada por el oleaje y que la bajamar nos dará oportunidad de visitar.

Si te ha gustado, ¡suscríbete!

[mc4wp_form id="482"]

5 Comentarios

  1. Pingback: Un nombre que invita al relax, playa del Silencio en Asturias. « Vanity Fair

  2. Alexandra

    La playa del silencio…uno de los lugares más bellos pero mas sucios que he visto en mi vida. Eso de que se mantiene intacta a la presión turística puede ser cierto… pero no se mantiene intacta al pueblo que lo usa de vertedero. La semana pasada fui porque había leído que era la playa más bonita de Asturias (para mi es muy bonita pero las hay mejores) llegué allí y me emocioné, qué lugar tan bello…!! me habían advertido… si quieres conservar esa playa bella en tu retina no bajes a la playa, mirala desde el acantilado, ya que abajo pierde su encanto. ¿por qué no haría yo caso? bajamos… por unas escaleras que al final están medio derruidas, no sé si por el mas que llega a darlas o porque están hechas sobre piedras… Después de bajar descubrí que es un lugar muy bello, pero muy sucio. El mar estaba lleno de grasa amarilla de los barcos (cosa no entendible porque no tiene puerto) me comentaron que después del prestige como llegó hasta ahí algunos barcos aprovecharon la tragedia para echar allí su mierda… no sé si será verdad pero mierda había bastate. Hice un montón de fotos, porque además de grasa en el agua había botellas de plástico, cestas que se usan para la fruta y hasta neumáticos y palés,y da la casualidad que subien por la carretera saliendo de aquel lugar hay una fabrica que tiene palés. La verdad que me parece una vergüenza que el ayuntamiento no limpie esa playa tan bonita y más que el pueblo no se queje, bueno o que el pueblo lo use de estercolero. La verdad, menudo disgusto me llevé. Pobre playa… que asco damos los humanos..!

  3. cristina

    Pues vaya ¡¡ pensaba acercarme mañana pero sufro mucho viendo estas cosas. Si no cuidan su patrimonio natural, luego no se quejen este año no hay turismo,YO YA NO VOY.

  4. Viki Autor

    Pues es una pena, cuando fuimos estaba bastante limpia, pero siempre hay gente que no aprecia lo que nos da la naturaleza y que harían mejor quedándose en casa…

  5. sandra

    Ayer estuve en la playa del silencio. Aguas limpias y cristalinas y entorno natural impecable. No he visto palets, ni botellas de plástico, ni grasa amarilla, ni cestas de fruta ni neumáticos. Está limpia y bien cuidada. Felicidades al pueblo y al ayuntamiento. Son muy afortunados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *